El Instituto Colombiano de Desarrollo Rural Incoder encargado de administra las tierras de la nación, ha facilitado la acumulación de la tierra, en contra de los derechos de las y los campesinos. Casos como El Porvenir, Las Pavas o Bellacruz, son ejemplo de cómo la entidad privilegia a grandes poseedores e incluso grupos al margen de la ley por encima de auténticos poseedores.

Vamos por la paz