El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos - CPDH saluda y destaca el fin del proceso de dejación de armas y el inicio de un proceso de participación política abierta para las Farc - EP.

Hacer una entrega total de las armas demuestra el compromiso con la Paz de Colombia y la voluntad de las Farc para dejar atrás la guerra, pese al escenario poco favorable para los miembros de esta organización y para cientos de líderes sociales, que vienen siendo perseguidos, encarcelados y asesinados en diferentes zonas del país.

Este hecho se da horas después de que dos de los miembros de las Farc - EP fuesen asesinados por presuntos grupos paramilitares, grupos sucesores y sus estructuras de apoyo económico y político que se siguen oponiendo a la Paz en el país.

Por este motivo, solicitamos al gobierno nacional el mismo compromiso que hasta hoy han demostrado las Farc-EP, brindándoles garantías para su supervivencia, persiguiendo de manera efectiva y contundente el paramilitarismo y las acciones que de estos grupos se derivan.  Nos resistimos a pensar en un nuevo episodio de genocidio, como el que se vivió durante los años 90 en contra del partido político Unión Patriótica. 

Del mismo modo, alentamos a las Farc - EP para continuar con ese firme propósito de abandonar la guerra y hacer política desde un debate de ideas amplio, que siente bases para una democracia participativa donde todas las expresiones de pensamiento diverso tengan cabida y permitan la construcción de una Colombia distinta y en Paz.

Fotografía: Misión ONU Colombia


Vamos por la paz