Nunca es fácil comunicar, denunciar y visibilizar las situaciones de derechos humanos, cuando hay tanto miedo y persiste la impunidad. Sobre todo cuando se insiste en el abandono estatal, en la omisión, cuando se sigue priorizando el capital privado por encima de la vida, no cualquier vida, el derecho a la vida digna, el buen vivir y la paz con justicia social.

El corredor Puerto Vega-Teteye o mejor, el lugar en la geografía colombiana fronteriza, donde se han ubicado los corregimientos y veredas desde Puerto Vega hasta Teteye, ha sido para el Putumayo y para las organizaciones sociales, campesinas, indígenas y afrodescendientes, el lugar que puede soñar cualquier campesino o campesina para realizar un proyecto de vida digno, rodeado de dos principales ríos, el río Putumayo y el río San Miguel, fuente de vida de humedales, cañanguchales, lagunas, y por supuesto flora y fauna propias de la biodiversidad amazónica, propias de un lugar que se debe cuidar para la HUMANIDAD.

Anunciar una muerte en este lugar, no es anunciar una cifra para quienes hacen dinero con la estadística y la demografía de mortalidad colombiana; no es anunciar un nombre para llenar informes, recolectar fotos y llenar listas de asistencia; Anunciar una muerte en este lugar es una ALERTA para la HUMANIDAD.

Las y los campesinos agricultores de la hoja de coca que han confiado innumerables veces en el Gobierno Nacional, son desde siempre sujetos de protección, y más aún cuando han colocado su VOLUNTARIEDAD Y CONCERTACIÓN en PROGRAMAS DE SUSTITUCIÓN DE CULTIVOS Y PLANES DE ATENCIÓN INMEDIATA en los niveles familiares y comunitarios.

EL ESTADO SE CONSTRUYE EN LO MÁS PEQUEÑO DE LA GEOGRFIA Y PROTEGER A QUIEN EJERCE GOBIERNO ALLÍ DEBE SER OBLIGACION IRREFUTABLE. LOS PRESIDENTES DE JUNTA DE ACCION COMUNAL DEBEN PROTEGERSE ¡YA!

¡LUIS ALFONSO GIRALDO VALENCIA VIVE!

Red de Derechos Humanos del Putumayo, la Baja Bota Caucana y Cofanía Jardines de Sucumbíos de Ipiales Nariño
 -MEROS-
 
Denuncia Pública completa aquí

Vamos por la paz