Las comunidades y organizaciones sociales de la Vereda Peneya, Corregimiento Piñuñablanco, Municipio de Puerto Asís, denunciamos que se están originando diferentes problemáticas con funcionarios miembros de la fuerza pública en las denominadas Operaciones de Erradicación Forzada, desconocimiento motivado de los Acuerdos Regionales y al Acuerdo para la Paz Estable y Duradera, incumplimiento al programa integral de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito, y violación al principio de precaución y prevención al desplazamiento forzado en el marco de los DDHH y el DIH por parte de la Fuerza Pública – Ejercito Nacional- en Putumayo.

Por acción y omisión del Estado Colombiano los riesgos contra la vida e integridad con mayor énfasis en diciembre de 2017 y enero 2018 aumentan, contra las familias cultivadoras de hoja de coca, son vulnerables a encontrar el goce efectivo de sus derechos condicionados por un lado a los intereses de nuevos actores ilegales armados lejanos a la identidad y cosmovisión de las comunidades, campesinas, indígenas y afrodescendientes de la región, y por otro de la criminalización de la fuerza pública, no es procedente que se coloque a la población civil como interlocutor directo con uno u otro actor, ejemplo que se envié a que se entienda con un superior, cuando  existen todas las instituciones, entidades con sede y oficinas en la región para ser garantes nacionales e internacionales de los DDHH, con mandatos como observadores de cumplimientos, monitoreo y verificación e incluso con diferentes herramientas y metodologías tecnológicas. 

Rechazamos cualquier acción de la fuerza pública desproporcionada e infundada contra los bienes de las comunidades campesinas en especial si están acogidas a los múltiples Acuerdos nacionales y regionales PNIS y PISDA.

INSTAMOS A LOS ORGANISMOS NACIONALES E INTERNACIONALES DE DERECHOS HUMANOS Y ORGANIZACIONES POPULARES A MANTENERSE ATENTOS Y ALERTA LA CRITICA SITUACIÓN CONTRA LOS DERECHOS HUMANOS Y EL INCUMPLIMIENTO POR PARTE DEL ESTADO COLOMBIANO DEL ACUERDO FINAL PARA LA PAZ ESTABLE Y DURADERA, Y EL ACUERDO REGIONAL PARA LA SUSTITUCIÓN VOLUNTARIA DE LOS CULTIVOS DE USO ILÍCITO. 

Cumplir con lo acordado es garantizar la no repetición de las violencias y el conflicto armado.

Red de Derechos Humanos del Putumayo, la Baja Bota Caucana y Cofanía Jardines de Sucumbíos de Ipiales Nariño - MEROS

 16 de Enero de 2018

 

Denuncia Pública completa aquí


Vamos por la paz