EL COMITÉ PERMANENTE POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS - CPDH. HACE UN LLAMADO A LA COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL.

El día 5 de octubre de 2017, en horas de la mañana, en la zona de Alto Mira y Frontera, del corregimiento de Llorente, en el municipio de Tumaco, departamento de Nariño, se registraron algunos incidentes entre fuerza pública y campesinos de la región, en donde resultan más de quince campesinos heridos, y nueve campesinos asesinados (constituyéndose este hecho, en una masacre, en contra de los campesinos colombianos). Todos estos hechos, se relacionan con el proceso de sustitución de cultivos uso ilícito que se viene adelantando en esta zona del país.

En esta zona del país, al igual que en muchos de los territorios que están inmersos en el proceso de sustitución, se ha solicitado en reiteradas oportunidades el cumplimiento de lo establecido los acuerdos suscritos entre el Estado colombiano y las Farc-EP, en términos de concertar el proceso de sustitución de cultivos de uso ilícito, sin incurrir en procesos de erradicación forzada. 

De la misma forma, los campesinos han solicitado un trabajo de la mano de las comunidades, pues no cuentan con alternativas laborales, ni de economía sostenible, lo que permitiría garantizar un sustento para la manutención de sus familias.

Estos hechos ponen en evidencia, una mermada voluntad del Gobierno Nacional por implementar de manera efectiva los acuerdos, los cuales pueden establecer estrategias que impidan la repetición de hechos como los desencadenados en el departamento de Nariño.

Además, estos hechos profundizan la desconfianza hacia el Gobierno y cada una de sus instituciones, no solo por parte de los ex combatientes de las Farc - EP, sino que también, por parte de la sociedad civil, quienes son re-victimizadas en esta etapa de transición e implementación.

Como Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos – CPDH, y con nuestro firme compromiso de trabajar con las comunidades y en defensa de sus derechos, responsabilizamos al Estado Colombiano por estos hechos ocurridos, quien no ha dado prioridad a una verdadera y pronta implementación de los acuerdos, lo que se traduce en violaciones directas en contra de la población civil.

De igual manera, hacemos un llamado a la sociedad colombiana y a la comunidad internacional, a fin de acompañar, fortalecer y proteger los acuerdos de Paz. Colombia no está dispuesta a retroceder en este camino de transición, por ello, consideramos de vital importancia, se desarrolle de manera prioritaria la implementación, que se traduzca en verdaderas garantías de no repetición para todos los Colombianos.

COMITÉ PERMANENTE POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS - CPDH


Vamos por la paz