El Comité Permanente Por la Defensa de los Derechos Humanos (CPDH) se permite denunciar a la opinión pública distrital, nacional e internacional hechos cometidos por presuntos miembros del Ejército Nacional en el sur de Bogotá, quienes han detenido de manera arbitraria a varios jóvenes con el fin de obligarlos a prestar el servicio militar. Algunos de ellos han sido golpeados.

 

El CPDH exige la pronta investigación de estos hechos graves, ordenar la liberación inmediata de los jóvenes víctima de detención arbitraria, así como sancionar a los funcionarios responsables de esta política violente e ilegal. 

 

 

1.Unos jóvenes fueron capturados los días 10, 11 y 12 de agosto en los barrios del sur de Bogotá. El CPDH cuenta por lo  menos seis denuncias de Habeas Corpus contra del Batallón de Incorporación del barrio 20 de julio. Aunque, según Canal Capital, son más de 150 jóvenes capturados a fin de obligarlos a prestar de manera forzada el servicio militar.

 

2.Las capturas ocurrieron de manera casi idéntica en todos los casos. Los hechos ocurrieron de noche o temprano en la mañana. De hecho, los únicos testigos de estas capturas han sido familiares de las víctimas. Todos hablan de una detención arbitraria por aproximadamente diez (militares) a bordo de una camioneta blanca sin placa. En ocasiones, se piden los documentos de los jóvenes de forma ruda y en otras son llevados sin explicar emotivos. 

 

3.Algunos de los jóvenes han sido golpeados para forzarlos a subir en los vehículos y otros dentro del mismo. Muchos de ellos han sido trasladados al Batallón del 20 de Julio, distrito 2 y distrito 4, en donde algunos pudieron comunicarse con sus familias para avisar de su detención arbitraria. Algunas de las víctimas que han salido del Batallón narraron que las condiciones de detención son degradantes. A muchos de ellos no se les dio ningún alimento y otros fueron golpeados nuevamente. Además, supuestos militares sin escrúpulos sacaron beneficio de esta grave situación y pidieron dinero a las familias para sacar a los jóvenes del Batallón.

 

4.Hasta la fecha, muchos familiares de estos muchachos no tienen noticias de sus hijos. Interpusieron habeas corpus ante la Fiscalía General de la Nación para que se resuelvan estas violaciones a los derechos humanos lo más rápidamente posible. Algunos de los jóvenes que lograron salir de esta situación tienen secuelas graves de la violencia de las capturas y retenciones ilegales por parte de miembros del Ejército. 

 

5.Se considera detención arbitraria por no tener motivos legales. Así lo indica la sentencia de la Corte Constitucional Colombiana mediante la sentencia C- 879 de 2011, que define, entre otras cosas, el procedimiento que debiese realizar el Ejército Nacional para evitar las llamadas “Batidas Ilegales”, las cuales constituyen verdaderas limitaciones al derecho a la Libertad Personal:

 

“No corresponde a esta Corporación definir en detalle cómo debe ejecutarse materialmente tal competencia por parte de las autoridades militares, pero podría, por ejemplo, pensarse en la breve verificación de si el ciudadano ha definido su situación militar y de no ser así, el diligenciamiento de una planilla en la cual se inscriba para tal fin y consigne sus datos para una posterior citación con el propósito de agotar las posteriores etapas señaladas en la ley, sin que pueda ser conducido a cuarteles o distritos militares, ni pueda ser retenido por más tiempo del que demande un procedimiento de esta naturaleza”. ([1] http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2011/c-879-11.htm)

 

EXIGIMOS

1.A la Administración Distrital y al Gobierno Nacional investigar rápidamente estos hechos graves y sancionar a los funcionarios responsables de esta política violente e ilegal. 

2.A la Fiscalía, investigar rápidamente y ordenar la liberación inmediata de los jóvenes víctimas de detenciones arbitrarias.

3.Llamamos a la opinión nacional e internacional a que reaccionan rápidamente para rechazar estos hechos graves.

4.El Comité Permanente de defensa de los Derechos Humanos (CPDH) se solidariza con los jóvenes y familiares que denuncian estos abusos de la fuerza armada e invita a la ciudadanía en general a rechazar estos actos que de manera sistemática afectan hoy a los jóvenes en la ciudad. 

 

CPDH, el 13 de agosto 2014

 


Vamos por la paz