Contra el Olvido y la Impunidad. Abril 4 1989 - Abril 4 De 2017

Y se desmoronaron  las tapias de nuestra casa hermano, y las acacias se mantienen erguidas, como erguido permanece tu recuerdo, tu ejemplo, tu memoria.

Vives en la sonrisa de tus hijas, en la ternura de tu nieto y nieta, en las angustias y alegrías de tus sobrinas y sobrinos, en la desesperanza y optimismo de tus hermanas y hermanos. En las despedidas tristes y en los recibimientos alegres. En los recuerdos de las mujeres que amaste y te amaron.

Estas en cada marcha, en cada plantón, en el grito subversivo y libertario; en las marchas de la insurgencia fariana hacia zonas veredales iniciando el camino que permitirá más temprano que tarde hacer realidad tu canto, tu sueño. Nuestro canto, nuestro sueño.

Estas y estarás en el debate fraterno y constructivo de las y los camaradas; en la denuncia, en la exigencia, en la lucha por el respeto de los Derechos Humanos; en la contienda electoral, en la vida partidaria.

Estas y estarás, porque lo aprendí de ti, en mi terca lucha por el respeto a la dignidad de las mujeres y la equidad de género.

Haces falta hermano, para que me regañes, llorar y reír juntos, bailar al son de “La mula rucia,  luchar y revolucionar; para que me ayudes a soportar y entender las soledades políticas y humanas  que a veces me agobian sin  vencerme.

Vives y vivieras por siempre, nunca morirás porque  nunca olvidaremos, tu historia es nuestra historia, tu memoria viva es nuestra memoria.

Este canto tuyo, que escribiste en la navidad del año 1988, cada vez más vigente, muy pronto será realidad:

 

“Hagamos de la paz un juramento

Hagamos del miedo un viejo cuento

Hagamos de la violencia algo proscrito

Hagamos del amor poema y rito

Hagamos paz sin celo, sin lamento

Hagámosla ya, sin pasiones, sin dogmas, sin mitos”.

 

Hasta siempre hermano querido, hermano del alma. Hasta siempre camarada.

MARIA P CARDONA MEJIA.

PCC Zonal Caldas.


Vamos por la paz