Los colombianos nos vamos acostumbrando a la presencia de diversos organismos internacionales en nuestro territorio y de estos, son dos los que más sobresalen por su presencia y compañía  sistemática en las zonas del conflicto armado, ayudándonos en las complejas tareas de encontrar la Paz y proteger los Derechos Humanos de nuestras comunidades en las agobiadas zonas campesinas, me refiero a la Misión de las Naciones Unidas y por otro lado, a la Misión de Apoyo al Proceso de Paz de la Organización de Estados Americanos MAPP/OEA.

Esta presencia se vio concretada en el doloroso hecho violento ocurrido el domingo 8 de octubre de 2017. Una Misión Humanitaria fue atacada en Tumaco, Nariño, cuando buscaba aclarar las situaciones sangrientas ocurridas el 5 de octubre en la vereda El Tandil,  en el momento en que el Consejo Comunitario Alto Mira y Frontera vivieron una confrontación violenta entre campesinos y fuerza Pública, cuando se adelantaba una operación de erradicación manual de cultivos ilícitos, desconociéndose hasta el momento el número exacto de muertos, desaparecidos y heridos.  

La Misión Humanitaria estaba integrada por personas de la Gobernación de Nariño, la Personería de Tumaco,  la Diócesis de Tumaco, la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos, la Misión de Verificación de la ONU y la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia, MAPP/OEA.  Esta última creada el 23 de enero de 2004, mediante la firma del Convenio entre el Gobierno de Colombia y la Secretaria General de la OEA desempeñada por el Expresidente Cesar Gaviria. Posteriormente, el 6 de febrero de 2004, el Consejo Permanente de la OEA aprobó la resolución de referencia de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia, que autorizó el establecimiento de la Misión y precisó de manera definitiva su mandato. Misión muy saludable y de resultados positivos para el país.

He tenido la fortuna de conocer a sus jóvenes funcionarios, mujeres y hombres, trabajando en forma desinteresada a lo largo y ancho de la geografía colombiana y debo manifestar que sobresalen por su puntualidad, seriedad y ponderación en el trabajo de campo. Son conscientes, que su acción diaria y cotidiana ayuda a la sociedad colombiana a encontrar los caminos de la Paz, la Reconciliación nacional y la justicia social. Hoy en día participan, activamente, en las mesas locales, donde alternan y escuchan las angustias y peticiones de una sociedad afectada por la violencia, el despojo y la deshumanización que deja la guerra, generadora de tantos males para las comunidades colombianas.

Inicialmente, tenían abiertas cinco oficinas a nivel nacional con mayor influencia en la zona norte. Ha medida que comenzó el proceso de dialogo con las FARC, para alcanzar a dar respuestas a las crecientes exigencias de los requerimientos de la sociedad civil y campesina en vastas regiones del país, estas se incrementaron hasta llegar a ser 16 oficinas en total, ubicadas en las principales ciudades donde existen mayores conflictos sociales en estos momentos. Sus esfuerzos fundamentales se orientan a buscar una información veraz, que permita detectar la magnitud de la problemática social y abrir caminos en dos vías: Una, generar confianza en la población y, dos, poder llegar con la información a los centros fundamentales de decisión.

La MAPP/OEA es una institución administrativa y financieramente autónoma, recibe apoyo en recursos financieros o en especie de países solidarios y comprometidos con la Paz de Colombia, a saber: Alemania, Brasil, Bahamas, Canadá, Chile, Colombia, Corea, España, Estados Unidos, Guatemala, Irlanda, México,  Noruega , Países Bajos, Suecia y Tailandia.

De esta manera, la Organización de Estados Americanos OEA juega un papel clave en las diversas actividades y tareas que buscan fortalecer la Paz y la Democracia en Colombia. Continúa trabajando con amplios sectores sociales de base, en esfuerzos dirigidos en la implementación de políticas públicas comprometidas en consolidación de la Paz y la reconciliación nacional, así como promover la defensa de toda la gama de los Derechos Humanos, incluidos los del medio ambiente, el agua y los bosques. También es su tarea, ayudar a fortalecer la Democracia y el Estado de Derecho para lograr la justicia social dentro de un amplio concepto de equidad e inclusión.

Entre las herramientas utilizadas por la OEA para la prevención, manejos y resolución de los conflictos en Colombia y el continente, utilizan los medios pacíficos y diplomáticos como los buenos oficios, la facilitación, la solución negociada, el desarrollo de medidas de fomento de la  confianza, la verificación y  aplicación de procedimientos jurídicos, entre otros.

Los colombianos, mujeres y hombres de buena voluntad, agradecemos a la MAPP/OEA los esfuerzos de solidaridad y acompañamiento en el logro supremo de la Paz, la justicia social y la vigencia de los Derechos Humanos.

Alonso Ojeda Awad

Ex. Embajador de Colombia en Europa.

Vice. Presidente del Comité Permanente de Defensa de los DD.HH. (CPDH).


Vamos por la paz