Resumen Lationoamericano /Maan/15 de de febrero 2016.- La salud del preso palestino Muhammad al-Qiq se ha deteriorado aún más, dijo uno de sus abogados este lunes, ya que el periodista preso entró en su 83º día de huelga de hambre.



Hanan al-Khatib, una abogada con el Comité de la Autoridad Palestina para los Asuntos de los presos , dijo en un comunicado que al-Qiq sufría dolor agudo en el pecho, entumecimiento en la cara, y había comenzado a “gritar en voz alta: “Quiero oír la voz de mi hijo, si Dios quiere “.

La abogada dijo: “No lo he visto así que durante todo el período de su huelga, la situación es dolorosa, triste, y muy crítico.”.

Khatib dijo que el deterioro de su estado de salud era “sin precedentes”. Dijo que un equipo médico había ido al Hospital HaEmek en Afula, donde se encuentra detenido e internado al-Qiq, pero el periodista se negó a ser tocado o tratado.

Al-Qiq, un hombre de 33 años de edad, periodista palestino y padre de dos hijos, comenzó su huelga de hambre en noviembre para protestar por su detención administrativa por parte de Israel (internamiento sin juicio o cargo).

A principios de este mes, el Tribunal Supremo de Israel dictaminó suspender temporalmente su sentencia de detención administrativa debido a su mala salud, pero dijo que la sentencia se reanudará una vez que su salud mejore.

Al-Qiq rechazó el fallo, diciendo que no pondría fin a su huelga de hambre a menos que Israel acceda a su liberación completa.

La Sociedad de Apoyo a los prisioneros palestinos ha dicho en repetidas ocasiones que Israel “no estaba mostrando la atención o voluntad” para resolver el caso de Al-Qiq.

Israel ha negociado en los casos de huelgas de hambre lanzadas por los prisioneros palestinos en el pasado por temor a que las muertes de los presos podrían provocar disturbios en el territorio palestino ocupado, pero el territorio ya se ha enfrentado a la agitación durante meses.

Al-Qiq es uno de los al menos 650 palestinos detenidos por Israel bajo detención administrativa, una práctica que la ONU y Amnistía Internacional han protestado repetidamente a Israel, considerándola un exceso y en abierta contravención al derecho internacional.

El mes pasado, al-Qiq escribió en una carta: “Nosotros [los periodistas palestinos] están experimentando ahora la detención forzosa y abusiva, ya que han sido la voz de la conciencia humana, la exposición de los crímenes y las prácticas opresivas de la ocupación israelí contra el pueblo palestino”.

“Los periodistas palestinos entre los que me cuento, están pagando el peaje de una política israelí racista”, escribió al-Qiq, refiriéndose específicamente a “los periodistas que son detenidos” en todo el territorio palestino ocupado.

“Cuando la gente sufre repetidamente una tiranía, ya no están preocupados por las consecuencias, incluso si el precio es entregar la vida. Por lo tanto, me encomendé en manos de Dios y voy a seguir con esta huelga de hambre, hasta el martirio o la libertad “, dijo al-Qiq.


Vamos por la paz