Tema 3 de la agenda, Debate General. Sobre Defensores

 

Ginebra 03 de Marzo de 2016

Señor Presidente: En el actual contexto del proceso de paz en Colombia, este Comité ha venido acompañando a las organizaciones sociales, campesinas y defensoras de derechos humanos en la exigencia de garantías de no repetición y reparación integral, aportando a proyectos para la creación de herramientas pedagógicas en la implementación de los acuerdos y un posterior fin del conflicto.

En investigaciones realizadas por este comité, el año pasado a 200 defensores de diversas zonas del país sobre la situación de riesgo y las percepciones en protección y seguridad, el 90% de los defensores de derechos humanos en contextos rurales ha sido objeto de al menos una agresión, amenaza o ataque en su contra por causa de su labor.

Esta cifra denota el alto grado de intolerancia existente en el campo colombiano frente al trabajo de promoción y defensa de las garantías consagradas en la Declaración Universal de Derechos Humanos y constituye un verdadero reto para la consecución de una paz larga y duradera en las regiones.

Entre los más graves hallazgos de la investigación se encuentra el hecho de que cerca del 80% de los defensores rurales son estigmatizados por las autoridades e instituciones encargadas de protegerlos. En lo cual exige una respuesta institucional y estatal que haga frente a una situación que sobrepasa cualquier intento de un plan de protección.

El Gobierno Nacional creo la Unidad Nacional de Protección para garantizar la protección efectiva de los y las defensores de derechos humanos y demás sectores sociales en riesgo por cuenta de su labor, sin embargo por parte de los defensores consideran estas medidas ineficaces, no se adecuan a su contexto y califican este programa como malo.

En el marco del “post acuerdo” y la construcción de paz, la cuestión de la protección cobra gran relevancia, por lo que planteamos la necesidad de crear un modelo de atención diferenciada a los defensores de zonas rurales. En este sentido, pedimos al Relator Especial sobre la situación de los defensores de derechos humanos que fortalezca la seguridad y garantias de participación política en nuestro país e impulsen la verificación, acompañamiento y seguimiento de la aplicación de medidas efectivas sobre garantias de no repetición para la construcción de la paz en Colombia.

Gracias Señor presidente.

 

 

DECLARACIÓN ORAL
31ª Sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas
Item 2 de la agenda. Debate General. Informe anual de HC
Ginebra 23 de Marzo de 2016

Señor presidente Bajo el contexto de los acuerdos de La Habana entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP como un paso para avanzar hacia la anhelada paz en Colombia, desde este comité queremos denunciar los acontecimientos que se han producido a lo largo de este mes. Durante marzo, hemos contemplado cómo se producía una ola de violencia y persecución en contra de líderes sociales en todo el país. Se ha cifrado en total 27 personas asesinadas, de las cuales 13 pertenecían a organizaciones sociales, populares y políticas.

Todas estas muertes han sido atribuidas al incremento del fenómeno paramilitar en Colombia. Así mismo, 15 de las regiones mas afectadas por estos hechos coinciden con las zonas prioritarias para la implementación del pos- acuerdo entre el Gobierno nacional y el PNUD. Todos estos hechos evidencian que actualmente no existen garantías suficientes para que la sociedad colombiana actúe en el ámbito político, sindical, social y de oposición.

La muerte selectiva de estos líderes sociales y populares demuestran una clara intención de sembrar el miedo y el terror entre la población civil colombiana, para que no reclame sus derechos y sabotear su participación democrática. En este sentido, señor presidente, queremos pedirle que exija al Gobierno de Colombia que tome las acciones pertinentes encaminadas a esclarecer estos asesinatos.

Que actúe para detener la masacre que está sucediendo actualmente en el país. Conforme a los acuerdos alcanzados en la Mesa de La Habana entre el Gobierno colombiano y las fuerzas insurgentes de las FARC-EP, se hace necesaria la creación de una comisión de garantías para evitar la repetición de las violaciones de  derechos humanos y se propenda a la reparación plena de las víctimas. Por último, le pedimos que fortalezca la seguridad y garantías de participación política en nuestro país, impulsando la verificación, acompañamiento y seguimiento de medidas efectivas para garantizar la no repetición de semejantes violaciones y así permitir la construcción de una paz estable y duradera.

Gracias señor Presidente


Vamos por la paz