La  Región del Pato-Balsillas como muchas de las zonas rurales del País sufre de unhistórico abandono estatal que se materializa en las debilidades para el progreso de la región. La zona por haber sido parte de la conocida Zona de distensión que tuvo como núcleo central el Municipio de San Vicente del Caguán, ha generado no sólo una presencia del Estado Colombiano limitado a la fuerte militarización y desarrollo de operativos militares con el objetivo de combatir los grupos insurgentes, que ha dejado graves hechos de afectación a la población civil, sino también un fuerte proceso de estigmatización en tan importante región que agudiza  la precariedad por el mismo contexto de conflicto armado, en el cual el campesinado ha sido duramente golpeado por situarse en la mitad de los actores involucrados en él.

 

 

La ZRC Pato Balsillas, tiene una población civil aproximada de cerca de 8000 habitantes, contrastando la ausencia de médicos y enfermeros, con la presencia de alrededor de 1500 militares entre integrantes de la Fuerza de Tareas Júpiter, el Batallón de Alta Montaña #09 y el batallón cazadores en la parte baja.

 Desde la instalación de la base militar en el año 2011 a la entrada del caserío de Guayabal y sobre el acueducto del mismo, la población civil propietaria de las viviendas colindantes con las garitas de los militares, presos del miedo iniciaron a abandonarlas y desplazándose al interior del caserío Guayabal e incluso lejos del pueblo. Lejos de prever protección a la población civil, el ejército copó estas viviendas y siguió entrando sus garitas e instalaciones militares de las bases hacia el pueblo, generando mayor desplazamiento de la población siendo actualmente ocupadas cerca de 20 viviendas, con el argumento de que sus propietarios no tienen título legal sobre esas viviendas.

 Desde la instalación de la base militar, se han presentado bombardeos sobre predios civiles, provocando daños en ruedas Pelton, viviendas, cafetales y causando heridos en población civil y muerte de semovientes. Como ocurrió con  la muerte de 8 bestias de carga y yeguas, el domingo 16 de noviembre de 2014, a escasos 200 mts. del caserío Guayabal, en pleno desarrollo del Festival del retorno. Producto de un impacto de granada de mortero lanzada por el Ejército Nacional, batallón de Alta Montaña #09 posterior a un ataque de la guerrilla a la base militar, que dejó como saldo un militar muerto y uno herido.

Es claro en esta Región pese al cese unilateral al fuego desde el 20 de julio de 2015 por parte de la guerrilla de las FACRC EP y a los avances de la mesa de negociación de la habana, no correspondenel copamiento militar que se presenta en la región desde ese mismo año, que constituye una agresión directa a la tranquilidad de la población civil y representando una infracción al DIH al utilizar como escudo los bienes civiles y la población civil, que lejos de ser una medida con la que se busque proteger a la población civil, militariza la cotidianidad de los habitantes de la ZRC y los expone a ataques de la contra parte armada.

 

INFORMACIÓN RECOLECTADA EN LA COMISIÓN DE VERIFICACIÓN


Durante los días 22 y 23 de mayo de 2016, se llevó a cabo una brigada de verificación de la situación de derechos humanos a solicitud de la Asociación Municipal de Colonos del Pato – Balsillas con el acompañamiento de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos OACNUHD, la Defensoría del Pueblo con Jurisdicción Caquetá y el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos CPDH -Huila. Encontrando los siguientes Hechos;


1. Los Operativos militares en la ZRC Pato-Balsillas que vienen realizando la BRIGADA MOVIL #36, Batallón #12 “DIOSA DEL CHAIRA” han sido acompañados aparentemente por desertores o desmovilizados de los grupos insurgentes de las FARC-EP, quienes llegan a la región encapuchados infringiendo la normatividad del D.I.H. en lo relacionado al delito de perfidia, se realizan señalamientos constantes a campesinos y campesinas de la zona, así como a las organizaciones y sus líderes, entre ellos también señalamientos a las Juntas de Acción Comunal, poniendo en grave riesgo a la población civil.

2. La ocupación que adelanta el Ejército Nacional sobre la región de la ZRC se da en zonas donde antes no llegaban por la presencia guerrillera de las FARC-EP, que ahora se ha retirado de esta zona. Según testimonios de los habitantes, el Ejército Nacional en su propuesta de “normalización de tropas” y cese unilateral al fuego, han desarrollado tácticas de Ejército de Ocupación hurtando pertenencias de campesinos (guadañas, enseres, gallinas, vacas) destrozando puertas, paredes, pisos y techos de casas cuando los campesinos van a trabajar.

3. El 15 de abril el “capitán” quien se presenta de esa forma, intima a los habitantes de la verada el Avance diciendo “venimos haciendo un barrido desde la vereda Guacamayas a la vereda a la vereda Alto Avance y se van a hacer unas capturas” seguido de “Nosotros le vamos a dar duro a los presidentes de junta que son auxiliadores de la guerrilla”.

4. El 21 de Abril de 2016 entre las veredas La Unión y el Avance, un militar perteneciente a las tropas del ejército asentadas en la región detiene al Señor Patricio Otalora, hostigándolo con gritos de “Alto Guerrillero” posteriormente lo retuvo, fue trasladado a un sitio lejos de la carretera y constantemente lo insultaba con apelativos de “miliciano hijo de puta, por aquí sólo pasa la guerrilla” y proceden a interrogarlo con conocimiento del Capitán Arango, finalmente lo devuelven con los ojos vendados por el camino donde fue retenido.

5. Los pobladores de la Vereda Alto Avance denuncia que en el transcurso del presente año se ha generado ocupación en el territorio paulatinamente tropas de la brigada móvil 38 del Ejercito Nacional cerca de las fincas de los pobladores provocando que en constantes ocasiones estos hagan ocupación en los bienes de los campesinos generando robos de dinero, la sobremesa de las familias, animales como gallinas, reces de ganado y generando daño en las viviendas por medio de artefactos en busca de “huacas de la guerrilla” como se lo expresan a los pobladores.

6. Entre el mes de Abril y mayo han desembarcado alrededor de dos pelotones de tropa del Ejército Colombiano que circulan entre Las verdas los Andes – Lucitana – Las Morras especialmente en las dos últimas, quienes desde tempranas horas de la mañana ocupan las casa de los pobladores de esta zona, los habitantes señalan que las tropas van acompañadas de un sujeto que hacen presentar como desertor de la Guerrilla y quien hace señalamientos contra los pobladores.

7. El 23 de abril llegaron a la vereda dos hombres con prendas militares del Ejército Nacional y armas manifestando que eran reinsertados de la guerrilla y que conocían a los pobladores de la zona señalándolos de auxiliares de la guerrilla y que iban con lista en mano y amenazándolos con que se los iban a llevar.

8. El día 8 de mayo de 2016, doña Areseli Cardenas habitante de la vereda las Morras y quien integra la organización de mujeres de la vereda,fue sacada de su vivienda por parte del Ejercito Nacional, quienes le leyeron sus derechos pero no presentaron en el momento ninguna orden de captura, posteriormente la incomunicaron pese a las insistentes solicitudes de la comunidad por hablar con ella, finalmente fue trasladada en helicóptero hasta la ciudad de Neiva acusada del delito de rebelión y actualmente se encuentra privada de la libertad.

9. En lo referente a la restructuración y presencia de grupos paramilitares en la región; se denunció la aparición de grafitis desde en el centro poblado de San Vicente del Caguan.

 


SOLICITUDES Y EXIGENCIAS AL ESTADO COLOMBIANO

- Solicitamos a las instituciones encargadas de velar por el respeto a los derechos humanos, preservar la vida y la integridad física y psicológica de cada una de la comunidad de la ZRC del Pato- Balsillas quienes han denunciado los hechos de vulnerabilidad de los cuales son víctimas.


- Investigar y tomar las medidas penales y disciplinarias a que haya lugar frente al accionar llevado a cabo por la Fuerza Pública en la cual se involucra a la población civil y se produce graves violaciones a los Derechos Humanos e Infracciones al D.I.H.

- Dejar de estigmatizar a la población civil que en lugares como la ZRCdel Pato- Balsillas se han visto inmersas en medio del conflicto armado y han sido víctimas del mismo, como un paso fundamental para poder avanzar en la construcción de paz en los territorios colombianos.

- Hacemos responsable al Estado colombiano, por cualquier situación de amenaza o riesgo que atente contra las personas que han dado sus testimonios, así como cualquier otra situación que se presente en contra de las comunidades y líderes de la ZRC.