Este 19 de septiembre, se dieron cita en las instalaciones de la Pontificia Universidad Javeriana de la ciudad de Bogotá,  las organizaciones defensoras de Derechos Humanos y los líderes y lideresas sociales que han dedicado gran parte de su vida a la defensa de los Derechos de los Colombianos. 

Dicha cita se dio por la entrega de la sexta versión del Premio Nacional a la defensa de los Derechos Humanos, el cual es entregado en diversas categorías por Diakonia y la iglesia Sueca,  con el apoyo del Gobierno Sueco.

En la primera categoría, defensor o defensora del año, el premio fue otorgado a Enrique Chimonja Coy de la Comisión Inter eclesial de Justicia y Paz y defensor de derechos humanos en el  Valle del Cauca, quién se ha destacado por denunciar y documentar hostigamientos en contra de su comunidad por parte de diferentes grupos armados.

La segunda categoría, esta dividida en dos espacios que se complementan, por un lado esta,  la que destaca el desarrollo de trabajos de un proceso social comunitario especifico, en donde fue galardonada la Organización Sütsüin Jieyuu Wayuu – Fuerza de Mujeres Wayuu,  por su valeroso esfuerzo en la visibilización de  violaciones de DDHH y derechos étnicos en La Guajira, ocasionados por la presencia de diversos grupos armados y por la incursión de megaproyectos en su territorio. En un segundo espacio, está el galardón que se otorga a las ONG, en donde la Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos – Credhos, fue la que obtuvo el reconocimiento, destacando el arduo y comprometido trabajo en la defensa de los DDHH, la construcción de una cultura de Paz y el acompañamiento permanente en la implementación de los acuerdos alcanzados en La Habana.

Finalmente, la tercera categoría destaca el trabajo de los defensores a toda una vida, en donde por segundo año consecutivo, saludamos de manera fraterna dicho reconocimiento que vienen haciendo a los defensores del CPDH, pues el galardón para nuestra compañera  Socorro Aceros Bautista, se suma al entregado el año pasado a María Ruth Sanabria.   

Socorro es una defensora que ha hecho un acompañamiento permanente  a las víctimas del paramilitarismo en el municipio de Tame, Arauca, pese al desplazamiento, intento de homicidio, asesinato de su hijo y la permanente persecución y estigmatización que ha tenido que padecer. Dicho acompañamiento lo ha desarrollado a través de la Asociación de Productores y Comercializadores Agropecuarios de Flor Amarillo-APOCAFLOR y del Comité de Salud de la Junta de Acción Comunal del municipio de Tame.

El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, agradece la continuidad que le han dado las organizaciones que otorgan dicho reconocimiento y las alienta a continuar con tan noble acción, la cual brinda a todos y cada uno de los defensores y defensoras, fuerzas para continuar trabajando desde los diversos territorios, buscando consolidar ese sueño de Paz para los Colombianos.

Fotografía: MOVICE


Vamos por la paz