Un gran impacto han tenido los últimos ocho meses del desarrollo del Cese Unilateral al Fuego por parte de la FARC-EP, en vía de aclimatar un ambiente favorable para alcanzar el acuerdo definitivo de paz. Durante este periodo las partes han madurado actitudes y posiciones que le dan plena viabilidad y confianza para decretar un Cese Bilateral al Fuego y de Hostilidades.

Para lograrlo, fue fundamental el llamado a las partes hecho a inicios de Julio de 2015, por parte de los países garantes del proceso de paz, en el sentido de iniciar un proceso de desescalamiento urgente del conflicto armado, incluyendo un llamado de Cese al Fuego y de hostilidades Bilateral y Definitivo.


Las FARC-EP ante este llamado anunciaron el 8 de julio de 2015 una nueva tregua unilateral y solicitaron una nueva Veeduría . Posteriormente el Presidente Juan Manuel Santos anunció que la fuerza pública asumiría una medida de desecalamiento, la cual consistía en cesar los bombardeos contra los campamentos de las FARC-EP.


El informe actual presenta un balance general en cuanto a los resultados del desarrollo del Cese Unilateral durante este periodo. Posteriormente se hace una valoración de la aplicación práctica del cumplimiento de los compromisos de las partes durante los ocho meses. Por último se recogen y analizan los hechos de los últimos cuatro meses, incluyendo cumplimiento del cese unilateral y medidas de desescalamiento, infracciones al DIH y violaciones de derechos humanos, llamando la atención sobre algunas situaciones que nos parecen sumamente graves.

 


Vamos por la paz