Foto: Joaquín Ramírez

El Comité Permanente por la defensa de los hechos humanos, se suma a los muchos colombianos que rechazan los hechos ocurridos el pasado 6 de mayo en Cartagena durante una reunión política de diferentes movimiento sociales de izquierda.

Una vez más queda en evidencia la falta de compromiso y voluntad política por parte del gobierno nacional y el Ministerio público para garantizar la vida y la libertad de expresión del pensamiento crítico. Nos solidarizamos con los líderes sociales que vienen sufriendo una persecución sistemática y pedimos a las organizaciones nacionales e internacionales defensoras de los derechos humanos, sociales y políticos, para que se exija de manera expresa al gobierno el cumplimiento de su labor constitucional de proteger a los ciudadanos.

Estamos de acuerdo con las personas víctimas de este atentado, con que este tipo de acciones violentas corresponden a intereses de los grupos y personas que se oponen al proceso de paz y al debate político y respetuoso.  Las organizaciones, partidos y personas que resultaron afectadas ya han sido víctimas en anteriores ocasiones, por esto nos preocupa las blandas medidas de protección y garantías de no repetición que el gobierno está brindando.

Pedimos una vez más al Estado y a las instituciones encargadas de la protección de los ciudadanos, que se comprometan con un real desmonte de los grupos sucesores del paramilitarismo y se tomen acciones contundentes para desmantelar esta estructura criminal enquistada en los poderes locales.

A continuación compartimos el comunicado elaborado por la Juventud Comunista en Cartagena  respecto a estos hechos criminales:

DENUNCIA PÚBLICA
JUVENTUD COMUNISTA COLOMBIANA
VIERNES 6 DE MAYO DE 2016
ATENTADO POR PARTE DE SUJETOS NO IDENTIFICADOS EN LA SEDE SUTIMAC DE LA CIUDAD DE CARTAGENA


HECHOS


1. Siendo las 7:00 P.M. aproximadamente del viernes 6 de mayo de 2016, mientras se llevaba a cabo una asamblea ampliada en la que se encontraban militantes de la Unión Patriótica Bolívar, Marcha Patriótica Cartagena, Juventud Comunista Colombiana Cartagena y Juventud Rebelde Cartagena y que contaba además con la presencia de Imelda Daza ex candidata a la Gobernación del Cesar, sobreviviente del genocidio de la UP y dirigente Nacional de este partido, se presentó una grave situación de seguridad al interior de la sede de SUTIMAC en la ciudad de Cartagena.


2. Según testigos presenciales de los hechos, un sujeto ingresó al interior de la sede, subió hasta el segundo piso en donde se desarrollaba el evento y disparó en la cabeza de uno de los escoltas del presidente de SUTIMAC Cartagena Manuel Fernández Leguía y posteriormente contra varios de las personas que allí se encontraban.


3. Es de señalar que el presidente de SUTIMAC Manuel Fernández e Imelda Daza, gozan de medidas de protección por parte de la UNP y por eso se encuentran acompañados de personal de seguridad que por fortuna lograron repeler el atentado.


4. La sede es testigo del feroz ataque y de los impactos de bala que durante varios minutos llenaron de pánico a quienes se encontraban al interior del recinto.


5. El escolta que recibió la lesión más grave se encuentra internado en una clínica de la ciudad de Cartagena con diagnostico estable.


6. Este evidentemente fue un ataque planificado y destinado a atentar contra la vida de los luchadores sociales que se encontraban concentrados en ese lugar debatiendo temas de paz y reconciliación para el país.


DENUNCIAMOS


1. Ha sido insistente el llamado de la Juventud Comunista Colombiana sobre los hechos de violencia, amenaza y persecución que hoy enfrenta el movimiento social y popular del país.


2. Semana tras semana, los hechos de hostigamiento y atropello hacia los luchadores y luchadoras por la paz van en una escalada que deja varias personas asesinadas, desplazadas y judicializadas.

3. No creemos que se trate de hechos aislados, estamos plenamente convencidos que este es un plan de exterminio y desestructuración del movimiento popular de magnitudes significativas y que representa un grave obstáculo para que la paz que se dialoga en la Habana pueda ser una realidad en las regiones del país.


4. El fenómeno paramilitar sigue latente en el Caribe Colombiano y en todo el territorio Nacional como lo demostró el pasado paro armado. En tanto no se tomen medidas para desarticular estas fuerzas oscuras, el sicariato, las amenazas y la persecución seguirán siendo el difícil escenario en el que nos tendremos que mover quienes a través de la pedagogía, las ideas y la movilización nos pensamos un país en paz y en democracia.


EXIGIMOS


1. Al gobierno de Juan Manuel Santos que de manera inmediata se analicen los casos reportados por las organizaciones sociales en contexto y en profundidad, que se arrojen resultados sobre quienes están detrás de estos hechos de sangre, persecución y hostigamiento que en este primer semestre ascienden a cifras alarmantes.


2. Se hagan efectivas las garantías para el ejercicio crítico de la lucha dentro de las universidades, los sindicatos, los sectores políticos alternativos y eso va más allá de esquemas y teléfonos celulares; requiere un compromiso político y una interlocución con los sectores afectados.


3. Se brinden respuestas oportunas por parte de las instituciones del Estado Colombiano y que estas no estigmaticen la justa lucha de los sectores sociales que requieren acompañamiento en las denuncias y seguimientos de los casos y la no deslegitimación de los hechos que siempre son vistos como casos aislados o circunstanciales.


4. Se garantice la vida e integridad de los sectores sociales del país, en especial de nuestra militancia.


5. Sea este un llamado para reiterar la exigencia de libertad inmediata de los compañeros de la Universidad de Antioquia judicializados desde la movilización del primero de Mayo de este año con pruebas falsas y con un proceso que a todas luces ha venido vulnerando sus derechos.


COMITÉ EJECUTIVO CENTRAL
COMITÉ CENTRAL
JUVENTUD COMUNISTA COLOMBIANA

 

Foto: Joaquín Ramírez


Vamos por la paz