Este es el comunicado del seccional del CPDH en Soacha sobre los hechos ocurridos el pasado 30 de mayo.

 

Soacha- Cundinamarca 30 mayo del 2016

Informamos a la comunidad y a la opinión pública que el día de hoy, 30 de mayo, en horas de la tarde se efectuó un hostigamiento contra cuatro personas que se encontraban realizando un recorrido por el lugar donde hace dos meses fue asesinado el líder juvenil y comunicador social Klaus Stiven Zapata Castañeda en confusos hechos que son materia de investigación.
Dentro de estas cuatro personas se encontraban: la madre del joven Klaus, dos compañeras y amigas, una de ellas militante de la Juventud Comunista Colombiana en Suacha, y una ciudadana sueca interesada en documentar el caso.


Mientras hacían un recorrido por el lugar y recolectaban algunos registros fotográficos fueron abordadas por cuatro hombres que descendieron de un automóvil y sin presentarse les solicitaron ver el registro fotográfico de la cámara, cabe señalar que uno de ellos menciono que eran miembros de la SIJIN, pero no portaban identificación o elementos distintivos. En medio de la intimidación y del miedo generado las afectadas accedieron a mostrar el material. Al retirarse el grupo de mujeres del lugar fueron abordadas de nuevo por los mismos hombres solicitando ver el material una vez más.


Desde el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CPDH) exigimos y hacemos un llamado a entidades como la Personería municipal de Soacha, la oficina de derechos humanos de la Policía del Distrito Especial de Soacha, de la Secretaria de Gobierno y demás competentes para realizar atención oportuna y seguimiento al caso teniendo en cuenta que estos hechos son de tipo revictimizante dados los antecedentes con los que se cuentan, en especial el asesinato del joven Klaus Zapata Castañeda.


Consideramos que estos hechos no propician un ambiente para la paz y que dan lugar a reflexionar sobre la situación y garantías con respecto a los derechos humanos en el municipio. Por esto, solicitamos un acompañamiento y respuesta efectiva por parte de las autoridades y que se esclarezcan los hechos, no solo frente a esta nueva violación de los derechos humanos, sino en lo correspondiente a la persecución y hostigamientos que sufren las organizaciones sociales, populares y los partidos políticos de izquierda y alternativos en Suacha, y en especial, la familia Zapata Castañeda.

 


Vamos por la paz