DENUNCIAMOS: Agresiones verbales y físicas, retención arbitraria, abuso de poder y uso excesivo de fuerza por parte de miembros de la Policía Nacional de Manizales, contra jóvenes integrantes del Colectivo Antitaurinos.

 

 

ANTECEDENTES

1. Los colectivos Antitaurinos se han caracterizado por sus manifestaciones pacíficas llamando a la ciudadanía de Manizales al rechazo de las tardes de tauromaquia en la ciudad. Su lema “La tortura y la muerte no son arte ni tradición cultural”.

2. Durante los días 10- 11 y 12 de octubre, en el marco del cumpleaños 166 de Manizales, se realizaron en la ciudad diversos espectáculos, entre ellos, las denominadas “corridas de toros”

3. Como es su costumbre, las y los jóvenes del colectivo anti taurino programaron expresiones pacíficas y callejeras en oposición a la tortura y muerte de los animales en la plaza de toros de la ciudad.

 

HECHOS

 

1. El día domingo 11 de octubre, aproximadamente a las 2.30 p.m., integrantes del colectivo se reunieron de manera pacífica en la cancha del barrio Chipre para programar sus actividades y elaborar pendones alusivos al tema.

2. Casi de manera inmediata son rodeados por patrullas y motos de la policía, proceden a requisarlos, un policial intento introducir sus manos en los bolsillos de un menor de edad.

3. Entre los policiales se encontraban dos hombres y dos mujeres de civil que daban órdenes a los uniformados, uno de los cuales se tapaba el rostro con el casco y una pañoleta y se negó a identificarse con la expresión “no quiero”

4. Ante el hecho de la retención de sus documentos y los empujones para trasladarlos a las patrullas, los y las jóvenes exigieron que si se trataba de verificar antecedentes lo podían hacer en el sitio a través del radio.

5. Uno de los civiles golpea fuertemente a un joven que trataba de filmar con su celular, le tira el equipo al suelo, cuando el joven se agacha a recogerlo, se le vienen encima los policiales dándoles puntapiés, jalándoles del pelo, agrediéndoles verbalmente. Uno de los menores de edad intenta ayudar a sus compañeros en el suelo, es golpeado duramente en su cabeza y le decomisan su tarjeta SD.

6. El menor de edad de 17 años con cinco menores más, son trasladados al Centro de Emergencia.

7. Son trasladados a La estación de Policía de Manizales ubicada en el Barrio San José.

8. Entre 3. 30 y 4 p.m. dos compañeras integrantes de la Junta Directiva del CPDH Manizales hacen presencia en la Estación de Policía, constatando que efectivamente los jóvenes mayores de edad se encuentran allí en calidad de retenidos. De manera respetuosa las defensoras le expresan a los policiales que se ha presentado un abuso de autoridad, uso excesivo de la fuerza y que además los antecedentes se pueden verificar en el sitio por radio con los números de identificación, muy evasivamente y con miradas hostiles, los uniformados responden que: “no teníamos peritos y además lo podemos hacer”. Finalmente llaman a los jóvenes, les hacen firmar en un libro y los dejan en libertad.

9. A las 5 p.m. las defensoras y los jóvenes liberados se trasladan al Centro de Emergencia, las representantes del CPDH ingresan al lugar y encontramos a los menores de edad en una celda de no más de 2 metros de largo y 2 de ancho, totalmente oscuras y en evidente hacinamiento. Al preguntar la razón de la falta de iluminación, la respuesta de los funcionarios es: “por seguridad no podemos instalar bombillos, solo entregamos los menores a los padres”. A las 7 p.m. son dejados en libertad los menores de edad.

10. El lunes 12 de octubre, a las 3 p.m. en inmediaciones de la plaza de toros, cerca al hotel Yaripa, los y las jóvenes se reúnen nuevamente de manera pacífica con un cartel que contenía “No somos criminales”. Nuevamente son rodeados por la policía y a distancia corta se ubican miembros del ESMAD. Ante la pregunta de los jóvenes de porque les impiden su actividad, los policiales les mencionan un decreto de la Alcaldía, según el cual se prohíbe reuniones y manifestaciones cerca a los sitios de espectáculos en el marco de las festividades del cumpleaños de la ciudad. Es de anotar que el mencionado decreto no tuvo la difusión requerida.

11. Los jóvenes son nuevamente requisados y golpeados, subidos a la fuerza a las patrullas y hacinándoles en ellas, después de hora y media son trasladados al CAI del Parque Olaya y uno de los jóvenes (Daniel) es traslado a la Estación de San José

12. Finalmente, al caer la tarde les dejan libres preguntándoles “”Ustedes son de Manizales para ver si les llevamos a sus casas?”.

13. Desde el momento de ser dejados en libertad y hasta la fecha, las y los jóvenes han sido objeto de seguimientos en vehículos sin placas y en patrullas de policiales.

 

LLAMAMOS

 

A las organizaciones defensoras de derechos humanos nacionales, a las oficinas de Naciones Unidas en Colombia, a la comunidad internacional, al movimiento social, sindical y popular, a los medios de comunicación y a la comunidad en general a estar alertas ante este grave hecho que lesiona la integridad física y psicológica de las y los jóvenes Antitaurinos y su libertad de expresión y movilización.

 

EXIGIMOS

A la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría Regional, realizar el seguimiento y activar los mecanismos constitucionales que garanticen el ejercicio del derecho a la protesta pacífica de las y los colectivos Antitaurinos y la comunidad organizada en la ciudad.

A los organismos de Control del Estado y al Gobierno Nacional, Departamental y Municipal, investigar los hechos, sancionar a los responsables y brindar garantías efectivas y reales de protección a las organizaciones juveniles.

A la Fiscalía General de la Nación y control disciplinario de la Policía Nacional, iniciar prontamente las investigaciones, aplicar las sanciones pertinentes e informarnos del curso de las mismas.

 

 

Manizales, octubre 14 DE 2015
JUNTA DIRECTIVA CPDH CALDAS.


Vamos por la paz