A continuación presentamos el comunicado oficial del movimiento político y social Marcha Patriótica a través de su comisión de Derechos Humanos, Frente a los hechos ocurridos el primero de enero de este año en el municipio de Briceño, vereda El Orejón. Hacemos el llamado a las autoridades para que se investiguen estos hechos y cese la persecución a los habitantes de lugares que intentan alcanzar la paz.

 

3 de enero de 2016, Antioquia

DENUNCIA PÚBLICA
A LA COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL

COMISION DE DERECHOS HUMANOS
MARCHA PATRIOTICA ANTIOQUIA

La Comisión de Derechos Humanos de Marcha Patriótica Antioquia comunica y denuncia ante a la Comunidad Nacional e Internacional la situación humanitaria que viven las comunidades de las diferentes veredas del municipio de Briceño por la presencia paramilitar y amenaza latente en la zona que se materializo en el asesinato de Víctor Jaramillo Moreno y Francisco Jaramillo Moreno en las últimas horas.

Antecedentes

- En una de las veredas del municipio de Briceño, es decir en el Orejón se desarrolló el proyecto piloto de desminado humanitario, producto de los diálogos de paz desarrollados en la Habana, Cuba entre las FARC-EP y el gobierno nacional.
- El municipio de Briceño y sus diferentes veredas han sido a través de la historia escenario en el cual se ha desarrollado el conflicto armado, político y social, donde han hecho presencia diversos actores del conflicto y se han generado una gran cantidad de víctimas.
- Las diferentes veredas de Briceño han sufrido una sistemática falta de la presencia estatal, sufriendo de esta manera un recorte de derechos y una inexistencia de las garantías constitucionales.
- Desde hace ya algún tiempo y debido a la falta de condiciones de infraestructura, de formación, de oportunidades y la presencia de actores ilegales, el cultivo de plantas de uso ilícito se ha constituido en parte importante de la economía de los hogares de las veredas del municipio de Briseño.
- En el mes de noviembre los campesinos cultivadores de coca realizaron un para cívico con el fin de exigirle al gobierno una solución concertada a los cultivos de uso ilícito, ante las acciones unilaterales del gobierno que ponían en riesgo su forma de vida.

Hechos


El pasado 1 de enero del 2016 desaparecieron los dos hermanos Víctor Jaramillo Moreno y Francisco Jaramillo Moreno, oriundos del municipio de Briceño y que vivían en las veredas la Vélez y la América respectivamente.
Al día siguiente en horas de la tarde, fueron encontrados sin vida en la vereda las Auras del municipio de Briceño. Los cuerpos sin vida, presentaban disparos de armas de fuego; el lugar donde fueron hallados los cuerpos, se encuentra a menos de un kilómetro de distancia de un puesto de control del Ejército Nacional, batallón de artillería #4, en el lugar conocido como las Partidas de las Auras.
Como lo relatan los campesinos de la zona, la autoría del crimen es del grupo paramilitar conocido como “Los Urabeños” o “clan Usuga”, que según los labriegos, no son combatidos por las autoridades que hacen presencia en la región.
Es importante señalar que a pesar de que la Policía Nacional en cabeza del teniente coronel Javier Guillermo Salazar, ha hecho declaraciones públicas, que han sido reproducidas por los medios de comunicación, en las cuales justifica la muerte de los campesinos al decir que tenían vínculos con el narcotráfico, que en Colombia la Constitución Nacional en su artículo 29, así como la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 11 y así como la Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José se reconoce la presunción de inocencia hasta tanto no se declare judicialmente culpable un individuo.


Responsabilizamos

Responsabilizamos al Batallón de Artillería #4 del Ejercito Nacional por los actos omisivos que permitieron el asesinato de dos campesinos a mil metros de un puesto de control.
Responsabilizamos a la Policía Nacional de cualquier violación de derechos humanos que se pueda presentar a causa de sus declaraciones apresuradas y que violan los preceptos constitucionales.
Responsabilizamos a las Fuerzas Armadas en general y al Ministerio de Defensa por el no reconocimiento de los grupos paramilitares ni su efectiva persecución y de todas las violaciones de derechos humanos de ello se desprenden.
Al Estado colombiano como único responsable de la garantía y protección de los derechos humanos.
A las autoridades nacionales, departamentales y locales de cualquier situación que se pueda presentar luego de la promulgación de esta denuncia, y de las respectivas acciones jurídicas que se emprendan.

Exigimos

1. Al Gobierno local y nacional llevar a cabo las medidas pertinentes que brinde garantías y efectividad de los Derechos Humanos, el Derecho a la Vida, la integridad personal, el derecho a la protesta, a la asociación, al trabajo y demás garantías constitucionales.
2. A la defensoría del pueblo, a la procuraduría y a las autoridades pertinentes se investiguen los hechos aquí denunciados y se proceda al desarrollo de las acciones pertinentes para proteger los derechos constitucionales y los derechos humanos de los campesinos de las diferentes veredas del municipio de Briceño amenazados por el grupo paramilitar antes mencionado.
3. A la Fiscalía General de la Nación, sean investigados los actores responsables de los hechos aquí denunciados.

SOLICITAMOS

1. A los organismos internacionales encargados de velar por los Derechos Humanos intervenir con carácter urgente y exigir soluciones inmediatas al Estado colombiano.
2. A la comunidad Nacional e Internacional y a las organizaciones defensoras de Derechos Humanos el acompañamiento y atención a las situaciones de riesgo en las que se encuentran los campesinos del municipio de Briceño.
3. A la comunidad Nacional e Internacional y a las organizaciones defensoras de Derechos Humanos se pronuncien frente a la situación en la que se ven involucrados miembros de la fuerza pública y que tienen atemorizada a la población.


Vamos por la paz