El Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos -CPDH- denuncia ante la comunidad nacional e internacional, amenaza de muerte y seguimientos contra defensor de derechos humanos y candidato de la Unión Patriótica Edgar Montilla por parte de las autodefensas

 

El defensor de derechos humanos Edgar Montilla hace parte del Equipo Jurídico del CPDH-Nariño, miembro del MOVICE y Candidato al Concejo de Pasto por la Unión Patriótica, actualmente beneficiario con un esquema de seguridad en el marco de las Medidas Cautelares otorgadas por la  Corte Interamericana de Derechos Humanos – CIDH –. Los siguientes hechos constituyen una clara amenaza contra su vida e integridad, cuyo objeto es atemorizar e intimidar sistemáticamente el ejercicio democrático y constitucional de participación política y la labor de defensa de los derechos humanos:

 

1. El día sábado 15 de agosto de 2015 siendo las 9:45 pm el defensor de derechos humanos EDGAR MONTILLA, recibió en la portería de su oficina, ubicada en “Casa Sabana”,  un sobre que contenía un sufragio de muerte, en el que escrito a mano se lee: “De: autodefensas unidas gaitanistas. Para: Ergar Montilla, con que te lanzaste a la política a ver si pasas-guerrillero higueputa.” Inmediatamente los escoltas que le acompañan, avisaron al cuadrante de la Policía Nacional y las autoridades competentes, para revisar el sobre y prevenir un posible atentado.

2. El 12 de agosto de 2015, escoltas del esquema de seguridad asignado a su nombre, detectaron la presencia de un sujeto extraño que realizó seguimientos en horas de la tarde y de la mañana en una motocicleta, los escoltas tomaron registro fotográfico.

3. En días anteriores en la ciudad de Pasto, Nariño, circuló un panfleto en el que se advertía la presencia del grupo autodenominado AUTODEFENSAS UNIDAS GAITANISTAS para todo el Departamento de Nariño, además de amenazar con una campaña de limpieza social.

 

Los anteriores hechos, han sido puestos en conocimiento ante la Fiscalía General de la Nación desde el día 18 de agosto de 2015, para que se investigue de manera inmediata los hechos denunciados y se de respuesta de los actores de estas acciones sistemáticas que vulneran las garantías de no repetición y se presentan en el escenario de las actuales Elecciones; estas amenazas ponen nuevamente en situación de riesgo y revictimización a sobrevivientes, militantes y simpatizantes de la Unión Patriótica; dejando en evidencia el peligro en el que se encuentra la población en general ante “el rearme paramilitar y su intención de continuar con su cadena de violencia”.

 

Exigimos:

 

-  A la Fiscalía General de la nación para que con inmediatez y eficacia impulse la investigación y denuncia en curso.

 

- Al Ministerio Del Interior y la Unidad Nacional de Protección para que adopte las medidas necesarias y urgentes ante el riesgo que corre la vida e integridad de EDGAR MONTILLA, su núcleo familiar y quienes lo acompañan en su labor política y profesional, el cual no sólo recae en el refuerzo del esquema de seguridad.

 

- Al Gobierno Nacional adoptar medidas que garanticen la participación política y el ejercicio constitucional que cuenta cada uno de los militantes y candidatos del Partido Unión Patriótica. A la vez que adopte medidas urgentes de prevención, protección y garantías de no repetición de acuerdo al contexto y los antecedentes que son bien conocidos para la comunidad y las autoridades nacionales e internacionales por el Genocidio contra el Partido Unión Patriótica.

 

Hacemos un llamado  a los organismos de derechos humanos nacionales e internacionales, a las organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos, para que eleven sus expresiones de solidaridad y pronunciamientos ante estos hechos, y otros que llegasen a suceder contra candidatos y candidatas de la Unión Patriótica y/o hechos que vulneren la integridad y el derecho a la no repetición que tienen las y los defensores de derechos humanos en su ejercicio legítimo y labor social y humanitaria hacia la construcción de un país que busca la paz con justicia social.


Vamos por la paz