Después del holocausto del palacio de justicia en que fue sacrificada la Corte Suprema de Justicia y las reglas del Derecho Internacional Humanitario fueron totalmente ignoradas por el gobierno, que desoyó la petición de parar el asalto de la tropa al palacio, en busca de una salida incruenta a la toma guerrillera, hecha por el Presidente de esa institución y miembro del Comité Permanente doctor Alfonso Reyes Echandía, el gobierno retrocede frente a la búsqueda de soluciones políticas y opta por las medidas represivas como solución a los reclamos populares, lo cual agrava la violencia, desde entonces generalizada en la modalidad de guerra sucia, y que se expresa en el aumento de homicidios, masacres, desapariciones e incremento de grupos paramilitares, ante lo cual el derecho a la vida es casi inexistente y la democracia es simplemente formal.

 

 

Para esta Jpoca el Comité lucha por el derecho a la vida y el desmantelamiento de los grupos paramilitares lo mismo que por la reconstrucción y fortalecimiento de la rama judicial como forma de evitar el derrumbe total de los rezagos democráticos.

En este período se pretende impedir la actividad del Comité Permanente mediante la eliminación de los miembros, siendo asesinados José Cardona Hoyos, fundador y miembro del Comité seccional del Valle del Cauca, Pedro Nel Jiménez Obando, Presidente del Comité Seccional del Meta y Sotero Escobar Presidente del Comité Seccional de Arauca.

 


Vamos por la paz